Sedación en odontopediatría


Calma_sedacion_blog-01-01-01-01

Todos sabemos que la parte más compleja de los procedimientos odontológicos en niños es el manejo de sus miedos, reacciones ante el estrés y el manejo del dolor.

Estas situaciones dificultan el actuar del odontólogo, haciendo los procedimientos más largos, dispendiosos y en algunas ocasiones imposibles de realizar en el consultorio médico, obligando al traslado de los niños a quirófanos para anestesia general.

¿CÓMO SE DEFINE SI UN NIÑO SE DEBE SEDAR O NO?

No todos lo niños necesitan ser sedados para procedimientos odontológicos, sabemos que un gran porcentaje de niños que van al odontólogo no experimentan miedo ni ansiedad.

Sin embargo, algunos requieren una atención especial según la edad, su personalidad, la atención de los padres o la habilidad del profesional.

Las indicaciones más frecuentes de sedación en odontopediatría son:

  • Edad del niño (no puede “ayudar” por falta de entendimiento de lo que se le pide).
  • Niños con necesidad de tratamientos muy extensos o en tratamientos muy complejos o dolorosos.
  • Odontofobias (miedo al odontólogo).
  • Niños de cualquier edad con un pánico o miedos difíciles de manejar (por ejemplo, miedo incontrolable a las agujas).
  • Niños con problemas físicos o mentales que les impiden cooperar voluntariamente.
  • Niños con déficit de atención e hiperactividad  que no pueden mantener un mínimo de atención ni quedarse quietos.

Factores determinantes de la conducta frente a la odontología:

  • Actitud de la familia y ansiedad materna: Las formas de actuar de la familia en relación a la odontología parecen tener una relación directa en el tipo de reacción del niño a los tratamientos de odontopediatría.
  • Niños con madres que manejan mucha ansiedad suelen tener actitudes menos cooperadoras.
  • Experiencias odontológicas traumáticas, dolorosas o incómodas en el pasado.
  • La mayoría de los estudios encuentran una experiencia directa, negativa o dolorosa como el principal antecedente del miedo dental (odontofobia).
  • Los niños más pequeños se encuentran más tranquilos si pueden estar con sus padres durante el procedimiento odontológico, este hecho les transmite seguridad.

Beneficios de la sedación

  • Disminuye miedo y la ansiedad frente al procedimiento odontológico.
  • Disminuye o abole el dolor (potenciando los anestésicos locales utilizados por el odontólogo).
  • Minimiza o suprime los movimientos indeseados que dificulten el tratamiento dental.
  • Ayudar a provocar, según el caso, amnesia (no recuerdo) de los procedimientos.

 

Dependiendo de la actitud de los niños, su tranquilidad y disposición frente al procedimiento odontológico, el anestesiólogo procederá a realizar el plan de sedación.

TIPOS DE SEDACION

1- Sedación Oral: Es la administración  de medicamentos sedantes en jarabe por vía oral.

Su objetivo es agilizar y hacer mas fácil el tratamiento odontológico. En algunos pacientes, esta técnica basta para que colabore durante el  procedimiento.

Este método reduce en el niño el miedo y la aprehensión, y aumenta la cooperación durante el procedimiento odontológico.

Adicionalmente la  sedación oral eleva el umbral del dolor, es decir; disminuye la percepción de las molestias y dolor durante el tratamiento odontológico y da amnesia del evento (el niño olvida partes dolorosas del tratamiento).

 

2- Sedación Intravenosa: Es la sedación más utilizada en niños. En esta técnica el niño está  dormido pero es capaz de respirar por su cuenta y de responder a estímulos físicos y a ordenes verbales dados por el odontólogo o por el anestesiólogo.

Generalmente es usada si la técnica de premedicación oral no es suficiente para controlar el miedo o la agitación del niño durante el procedimiento.

La sedación intravenosa consiste en la aplicación de medicamentos por la vena que hacen que su hijo esté tranquilo, colabore y se quede dormido durante el procedimiento.

En la mayoría de las veces la sedación se acompaña de anestesia local (aplicación de anestesia en sitio del procedimiento) que permite que el paciente no sienta molestias sensitivas en los dientes.

“EL ÉXITO DE LA SEDACIÓN es establecer un ambiente agradable y tranquilo entre el odontólogo, anestesiólogo, el padre y el niño, que permita ganarse su confianza y lograr la realización del procedimiento.”

RECUERDE: NO existe nada que trasmita mayor SEGURIDAD  que explicar lo que se va a hacer, enseñar la forma de hacerlo y realizarlo tal como lo hemos explicado.

Los anestesiólogos les darán tips a los padres para que el niño se relaje y colabore durante el procedimiento y para que después de terminar asimile mejor la situación.

El que su hijo sea sedado por un médico anestesiólogo, es garantía de experticia y seguridad , lo que obviamente disminuirá los riesgos que pueda tener la sedación.

Previo a cualquier tipo de sedación, el anestesiólogo toma datos del paciente para programar adecuadamente el procedimiento. Las preguntas son encaminadas a saber con detalle los antecedentes médicos de los pacientes, por ello deben suministrarse hasta los más mínimos detalles que el padre considere necesarios, para evitar cualquier tipo de problema.

Pueden encontrar las recomendaciones para la sedación en niños aquí

NO olvide que los anestesiólogos de Calma Sedación cuentan con todos los elementos y conocimientos necesarios para brindar sedaciones seguras y tranquilas en odontología.

 

Realizado por Dr. Bibiana TabimaAnestesióloga Calma Sedación

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *